ASESORIA Y CONSULTORIA JURIDICA, EN EDUCACIÓN Y ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Y ENTRENADOR EN LIDERAZGO

Abogado, Especializado en Gestión Pública, Maestría en Administración Pública (curso seminario de Tesis). Docente Universitario, investigador y capacitador. Columnista y conferencista en liderazgo, emprendimiento e innovación. Conciliador en Derecho. Amplia experiencia en el sector educativo, Administración Pública y liderazgo. Experto en gestión de fortalezas. Apasionado de la psicología positiva. No dude en contactarme y efectuar su consulta que de inmediato se dará respuesta oportuna a su llamado o consulta


UN NUEVO MODELO DE LIDERAZGO

Los nuevos líderes y trabajadores del futuro deben tener una habilidad que pueda venderse al rededor del mundo. Con esa habilidad; construir una marca personal, idea o un producto. También, colaborar con otras personas que son diferentes a nosotros, de ciudades distintas, de otras nacionalidades, de especialidades y géneros no iguales. Si no tenemos clara esa habilidad, seremos rápidamente reemplazados.

miércoles, 29 de agosto de 2012

LIDERES QUE NO INSPIRAN

Hace unos días el Ex Presidente Andrés Pastrana dio a entender que no descartaría la posibilidad de aspirar a la presidencia en las próximas elecciones. Esto no tuvo tanta trascendencia por que rápidamente se aclaró el mal entendido. Pero el debate  alcanzó a tomar fuerza. Sin embargo, esta noticia, cuando ya nos encontramos a menos de un año del inicio de campaña para Presidente, no es motivo para que continuemos callados, cautos, prudentes y diplomáticos sobre quiénes podrían suceder a Santos, incluida una posible reelección. Ya debe estar en el orden del día. Primero, no vemos claro en el escenario o panorama político un líder integral que inspire a todos los sectores sociales. De los perfilados a través de los medios de comunicación, ninguno de ellos satisface las expectativas en gran parte de la población, ni siquiera el actual Presidente. En segundo lugar, he reflexionado sobre los motivos, intereses y razones de mis votos en anteriores elecciones para Presidente durante los últimos 22 años, y los aspectos que actualmente me motivarían para participar en las siguientes justas electorales para primer mandatario de los colombianos. En el ejercicio retrospectivo, voté por Gaviria, en virtud de las instrucciones del hijo de Galán, lo cual me arrepiento profundamente. Luego por Samper convencido en los ideales liberales. Pero también, salí defraudado con lo del proceso 8.000 más no de Horacio Serpa quién fue quien lo sostuvo. Después, mi voto más desgraciado el efectuado por Pastrana inducido por aquella foto con Tirofijo al automentirme que éste sí lograría la paz (que fraude). De ahí en adelante, me gustó mucho el liderazgo de Uribe y su proceso hasta llegar a la Presidencia, al igual que su primer mandato y parte del segundo. Aunque lo continué admirando y ha sido un importante referente, en su reelección, no voté por él sino por Carlos Gaviria a quien vi como otra alternativa por la coyuntura que vivía el país (por supuesto entregué este voto sabiendo que Uribe repetiría) porque ya era una necesidad mayor inversión en lo social y no en lo militar. Y en las pasadas elecciones, desde luego que voté por Mockus. El problema ahora, es que no percibo un buen líder, uno que inspire, que mueva masas, que contagie con sus ideas, que nos haga soñar en un cambio más profundo.

lunes, 20 de agosto de 2012

EDUCACION SUPERIOR INCLUSIVA

Tuve la oportunidad de participar en un encuentro celebrado entre rectores de las universidades que funcionan y operan en el Huila, conjuntamente con los Secretarios de Educación de Pitalito, Neiva y el Departamento y representantes del Ministerio de Educación en el que se socializó la actual política educativa que busca disminuir las brechas en acceso, pertinencia y permanencia en las poblaciones rural, urbana, diversa y vulnerable en cuanto a la flexibilización de la oferta de las diferentes instituciones a nivel de educación técnica, tecnológica, profesional y de posgrados a fin de mejorar la calidad, incorporar la innovación, ampliar y fortalecer la regionalización; todo para formar mejores seres humanos. En esta socialización  no sólo conocimos los principios y objetivos estratégicos de esta política, sino también el contenido de sus principales ejes; a).- Regionalización de la educación superior, b).- Educación superior técnica, profesional, tecnológica, c) articulación de la educación media, d) Educación superior inclusiva y, e) Movilización de la demanda y permanencia. Lo más importante, a mi juicio, fue conocer las estadísticas específicas para el Huila en los últimos años en cuanto a cobertura, matriculados, estado de la deserción, presencia de instituciones de educación superior, programas ofertados, créditos que se otorgan, calidad (programas con registro calificado o reconocimiento de alta calidad en el cual sólo hay 9 de 78 programas en pregrado y 40 en posgrado que se ofertan), programas con más estudiantes, funcionamiento de los Ceres, articulación con el Sena, pertinencia, graduados por cada IES y lo proyectado en el nuevo Plan de Desarrollo: “Haciendo el cambio”. El objetivo de este encuentro es que a través de la asistencia técnica que brinde el MEN (acompañamiento, formación y asesoría) y con el concurso de diferentes actores (gobiernos locales, Ceres, organizaciones sociales, instituciones de educación superior y comisión regional de competitividad), se cuente con diagnósticos, gestiones y seguimiento de acciones y estrategias que contribuya a reducir las desigualdades y ampliar oportunidades de acceso a la educación con alianzas necesarias y, así, contribuir con los perfiles requeridos en las apuestas productivas. En otras palabras, es urgente la reactivación del Comité Departamental de Educación Superior para trabajar articuladamente.  No obstante, evidencié de las Instituciones educativas asistentes, que aunque tienen una red, éstas no manejan estadísticas de manera conjunta sobre estos temas y su quehacer no tiene impacto como red. ¿Qué hacemos?.

jueves, 9 de agosto de 2012

SI, A NUEVA CONSTITUYENTE

Pertenezco a la generación de la Constitución del 91. Cumplidos mis 18 años voté  cuando se promovió la séptima papeleta, antecedente inmediato de la Constituyente que cambiara de plano los pocos retazos de la Constitución de 1886. Además, empecé a estudiar mi carrera de Derecho en 1992, pocos días después de promulgada la nueva Carta Política y, con ello, entendí un poco el tránsito de pasar de un Estado de Derecho a un Estado Social de Derecho. Recuerdo perfectamente, expectativas y retos que se tenían para el país, máxime, cuando ya estaban las puertas abiertas para la apertura económica, neoliberalismo, globalización, balances de final del siglo  XX y la anhelada paz, entre otros aspectos. No he parado de apropiar conceptualmente cada una de las reformas surgidas (más de 30), modificaciones, supresión  o creación de entidades, hasta de referendos, desaparición y surgimiento de partidos políticos, de participar en todas las elecciones, incluso de hacer valer derechos fundamentales, etc.  Considero que en 1990 faltó mayor participación del pueblo para apoyar la Asamblea Nacional Constituyente. No teníamos TICs. Hoy la situación es diferente. Estamos en otra etapa gobernada por la inmediatez de las redes sociales, mayor visibilidad de participación incluida la juventud. Con otras metas de la sociedad y del país. Con otro mapa geopolítico mundial. Época en la que ya no tragamos entero. Donde le pasamos cuenta de cobro a los politiqueros y bonos en blanco a los buenos políticos. Estamos en la sociedad del conocimiento, donde cobramos o premiamos excelentes acciones. Sin embargo, con las muestras dadas últimamente por los mal llamados “honorables padres de la patria”, sumado a la pérdida de valores y  ausencia de liderazgo ético, es necesario enfrentar un nuevo debate constitucional. Para ello, bienvenida la iniciativa del senador Juan Carlos Vélez (Proyecto de Ley No. 27/12) que convoca al pueblo colombiano para que en votación popular decida si una Asamblea Constituyente acorde al artículo 376 de la Constitución, reforme parcialmente la Carta Política, con competencia excepcional para modificar normas constitucionales relativas a la administración de justicia, rama Judicial y articulados que sin pertenecer a estos temas confluyan con la administración de justicia. Iniciativa que debería agregársele el tema sobre un mayor perfil profesional para Alcaldes y Concejales y un Congreso Unicameral. Los huilenses tienen la oportunidad de sumarse al debate.

Columna publicada en el Diario la Nación:  www.lanacion.com.co