ASESORIA Y CONSULTORIA JURIDICA, EN EDUCACIÓN Y ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Y ENTRENADOR EN LIDERAZGO

Abogado, Especializado en Gestión Pública, Maestría en Administración Pública (curso seminario de Tesis). Docente Universitario, investigador y capacitador. Columnista y conferencista en liderazgo, emprendimiento e innovación. Conciliador en Derecho. Amplia experiencia en el sector educativo, Administración Pública y liderazgo. Experto en gestión de fortalezas. Apasionado de la psicología positiva. No dude en contactarme y efectuar su consulta que de inmediato se dará respuesta oportuna a su llamado o consulta


UN NUEVO MODELO DE LIDERAZGO

Los nuevos líderes y trabajadores del futuro deben tener una habilidad que pueda venderse al rededor del mundo. Con esa habilidad; construir una marca personal, idea o un producto. También, colaborar con otras personas que son diferentes a nosotros, de ciudades distintas, de otras nacionalidades, de especialidades y géneros no iguales. Si no tenemos clara esa habilidad, seremos rápidamente reemplazados.

viernes, 30 de septiembre de 2016

SI A LA PAZ, NO AL PLEBISCITO

Columna publicada en el Diario la Nación el 28 de septiembre de 2016

Realizado todo el ejercicio de lectura y posterior pedagogía  a los Acuerdos de la Habana entre las Farc y Santos, el NO rotundo que sufragaré el próximo domingo está firme. El sólo hecho de encontrar dentro del contenido del Acuerdo 345 palabras sobre participación (aún sin conocer por su puesto los protocolos que lo componen y todas las reformas sin control que el presidente tramitará y que saldrán adelante mediante Decretos-Ley de orden constitucional); definitivamente valida lo planteado en sus primeras páginas sobre el “cambio de paradigma sobre desarrollo y bienestar” que pretende seguirse en Colombia con marca Farc. Tengo como fundamente previo al 2 de octubre, el hecho de haber orientado a estudiantes universitarios, el curso académico sobre las diferentes teorías del Estado, pasando desde la perspectiva de los años 70 a los noventa (Bob Jessop, Gabriel Almond), de Bobbio, jurídica (Kelsen, Heller, Schmitt), de Martìn Carnoy (Marx, Antonio Gramsci, Louis Althusser, Nicos Poulantzas, Claus Offe y Joaquim Hirsch), de Pierre Bourdieu, de Michael Mann, y Held, Mc Greww, Goldblatt y Perraton. Como también, de las teorías del Poder: perspectiva desde la filosofía política clásica (Spinoza, Kant, Hegel), de Talcott Parsons, Niklas Lhumann, Michel Foucault, Poder y contrapoder en la era global en Ulrich Beck, y también teóricos como Lukes, Gaventa, Múnera, Bobbio, etc. Es con este fundamente que Ex magistrados, en especial como José Gregorio Hernández Galindo, y personajes de la Talla como Pedro Medellín, Jaime Castro entre otros, junto con jerarcas de la iglesia; defienden con contundencia el sí a la paz, pero no al plebiscito. Lo cual, comparto totalmente. Es que aquí, no está en juego la paz. Aquí está en juego, es unos acuerdos que suscribieron Santos y las Farc y que nos metieron a los colombianos en su proceso de legitimación con el Plebiscito. Es decir, Santos no quiere pasar a la historia como el que sólo firmo ese acuerdo por la institucionalidad estatal, sino que legitima su actuar con los votos que lo acompañarán. Por ese motivo, es que también la participación del NO toma mayor relevancia para la historia. No quiero ser objeto de lo planteado por el Secretariado de las Farc en cuanto que su meta es obtener el poder, pero no para la paz sino para imponer su socialismo y régimen que ya de eso sabemos sobre Cuba y Venezuela. Timochenko textualmente  dijo: “nuestra meta es organizar y movilizar la población colombiana para arrebatarle el poder a la clase política que lo ha detentado por siglos. Así mismo, lo reafirmó Iván Márquez: “Estamos es tratando de avanzar a un estadio que nos permita seguir desarrollando esa lucha, de eso no debe quedar la menor duda, pero nuestro propósito es el socialismo” 

DE FRENTE CON EL NO

Columna publicada en el Diario la Nación el 14 de septiembre de 2016

A riesgo de ser considerado diferente y de asumir riesgos, 5 de tantas razones poderosas para mi voto en el Plebiscito, gracias a que la democracia y dialéctica limitada que aún tenemos, lo permite. Pues ahora las cosas se invirtieron, en el entendido que si estamos o promovemos el No, somos guerristas, los malos,  ignorantes, los que no hemos entendido lo que significa la paz, y hasta  los que debiéramos ser perseguidos por obstaculizar el unanimismo promovido por el Presidente.:

1.- Votaré NO, Porque me leí las 297 páginas del Acuerdo y porque para entenderlo, hay que hacer un curso para escudriñar lo que cada palabra o frase trata de esconder. ¿Cómo será la complejidad para su comprensión para quien ha tenido poca formación académica?. Además, porque de su contenido en la que se detectan 161 compromisos, sólo encontré 3 que asume las FARC, 44 que asumen conjuntamente FARC-Gobierno y  114 el gobierno. Así mismo, porque evidencio sólo beneficios otorgados a las FARC.
2.-  Votaré NO, porque ese acuerdo es el triunfo de una minoría y, porque nos ponen en el ejercicio del sufragio con algo que a la fecha no se ha firmado. Tan sólo, hasta el próximo 26 harán la pantomima de su firma, esto es, a 6 días de la ratificación mediante el Plebiscito. Además, porque sólo tuvimos un mes para leer algo que negociaron en secreto durante casi cuatro años y se pretende que lo validemos los ingenuos colombianos en unos días a manera de convidados de piedra.
3-. Votaré NO, porque también me leí detenidamente la Sentencia de la Corte 379/16 (que revisó el Acto legislativo para la paz), y, además de entender sus 336 páginas, lo relacionado con la pregunta que debía hacerse claramente, en el entendido de indicar que si aprobaba o no el Acuerdo suscrito entre las FARC y Santos, la misma no respondió a ese postulado.
4.- Votaré NO, dado que tanto los del NO como los del SI, queremos la paz. Mi reflexión y argumento está relacionado con la nueva carta rectora, paralela a la Constitución que nos impondrán. Y estos Acuerdos, a mi sano juicio y entender no son un camino de paz estable y duradera, sino de cambio abrupto en la institucionalidad, que como dijimos, son en su mayoría concesiones del gobierno. Con suficiente claridad lo notificó el Presidente: puede hacer “lo que se le da la gana”.

5.-  Votaré NO, porque una vez gane el SI, no alcanza ni siquiera la ciudadanía a imaginar los alcances de la nueva reforma tributaria, esta vez sí estructural, que cobijará, hasta productos de la canasta familiar, sueldos de empleados de hasta ochocientos mil pesos en adelante  y, todo lo que alcance para financiar el Posconflicto que a ciencia cierta no se tiene el monto estimado….. 

sábado, 3 de septiembre de 2016

MODELACIÓN DE ORGANIZACIONES

Columna publicada en el Diario la Nación  www.lanacion.com.co Miércoles 31 de agosto de 2016

Cuando un alto porcentaje de la población está concentrada en el debate del Plebiscito y el tema de su voto por el Sí, o por el No (asunto que ya es trasnochado) sobre los Acuerdos de la Habana, que aún no han sido ni siquiera firmados; otros ya estarán es visualizando la nueva institucionalidad que se requiere para hacer realidad la solución de problemas públicos.

En otras palabras, el interés tiene que centrarse es en los tópicos sobre modelación de las organizaciones públicas para que entreguen más y mejores resultados ante tanta expectativa. Ello, requiere tener claro los fundamentos teóricos de la organización clásica a la organización contemporánea, la evolución del pensamiento administrativo, la teoría de los sistemas abiertos, dinámica sistémica, enfoque socio-técnico, teoría de la contingencia, incertidumbre y, la perspectiva relacional por un lado. Por otro, el dominio amplio de los pilares de la evolución del pensamiento administrativo desde las teorías de los costos de transacción, de la dependencia de los recursos, selección natural, e institucional (o neoinstitucionalismo).  Quiere decir, que quienes están al frente de entidades del estado (entes territoriales también), tienen la necesidad de acoger los postulados de la Nueva Gestión Pública para lograr la gobernanza pública bajo la estricta aplicación de los nuevos modelos de las organizaciones públicas. Esto exige un completo manejo, tanto de las estructuras (lineal, jerárquica, matrix), procesos, redes y creación de valor  desde el modelo de red de valor,  modelos (de transición, de célula, mintzberg) y, las nuevas formas de organización en red basadas en la teoría de las redes.

La gobernanza pública que tanto se pregona ahora, exigirá la coordinación de políticas en red de la organización, la relación con la sociedad, legitimidad por la agregación de valor público, ética en las relaciones, rendición de cuentas y, transparencia de los criterios en la toma de decisiones.  Sólo es posible lograr indicadores de innovación si en la estructura de la organización se verifica descentralización, reducción de los niveles jerárquicos y evidencia estructura de los proyectos que adelanta o pretende llevar a cabo. En cuanto a los procesos, si la  comunicación utilizada es tanto vertical como horizontal. También, los aspectos relacionados con la mayor inversión en tecnología y nuevas prácticas de gestión de personas como prioridad. Y en cuanto a las fronteras, si está presente el Downscoping, Outsource y las Alianzas Estratégicas.


Algunos preguntarán, bueno y esto de que se trata. Sencillamente, que este es un lenguaje propio de los expertos en Administración Pública, que se supone, son los gobernantes locales (de todos los municipios) y que deben estar aplicando y ejecutando con creces. Sin embargo, la realidad es que en los municipios, no tenemos expertos en esta ciencia. Vale la pena una apuesta en el Huila sobre la materia.